More

    Así es cómo la empresa puede adoptar un entorno de nube híbrida

    La nube híbrida tiene mucho que ofrecer a las organizaciones de todos los tamaños, pero las empresas en particular tienen mucho que ganar.

    Ya no es ningún secreto que la computación en la nube ha crecido y evolucionado a medida que el mercado lo ha hecho y las empresas han mejorado su comprensión de los diversos modelos que la nube ofrece, así como sus usos y ventajas. En particular, la nube híbrida puede ser un caso difícil de entender y aplicar. Aunque los beneficios son abundantes, las empresas a menudo tienen dificultades para decidir por dónde empezar.

    A pesar de esto, el uso de entornos híbridos sigue creciendo. Una reciente encuesta de RightScale estima que las empresas con una estrategia híbrida han crecido un 58% este año, desde el 51 de 2018, mientras que el número de empresas con exclusivamente una nube pública o privada ha descendido significativamente. Además, el 28% de las compañías que aún no han adoptado un plan híbrido, consideran hacerlo como una prioridad.

    ¿Por qué ir a lo híbrido?

    Las empresas necesitan actualmente funcionar de forma segura, rápida y poder mover las cargas de trabajo incluyendo aquéllos más críticos desde y hacia la nube pública. El 97% dice que es un requisito esencial cuando buscan opciones de infraestructura.

    Las empresas de hoy son pobres en tiempo, ricas en información y tienen muchas demandas que atender. Como tales, tienen recursos limitados y deben equilibrar constantemente las necesidades comerciales de hoy con las demandas del mañana y todo ello en un cambiante panorama de mercado.

    Con una verdadera nube híbrida, las organizaciones se liberan de lo mundano y complejo, lo que les permite enfocarse en sus objetivos comerciales centrales y pasar de la rutina diaria a innovar para el éxito futuro.

    Las empresas pueden ampliar el alcance de sus datacenters y obtener muchos beneficios de la nube híbrida, como por ejemplo:

    • La capacidad de construir y alojar nuevas aplicaciones empresariales en arquitecturas basadas en Java, además de estar preparados para beneficiarse de la próxima generación, en lugar de centrarse sólo en aplicaciones tradicionales.
    • Desarrolle y pruebe de manera más eficiente: esto libera recursos valiosos en el sitio, pero también garantiza que las empresas puedan avanzar y reaccionar a los cambios en la industria.
    • Asegurarse de que la recuperación ante desastres esté disponible para copias de seguridad de terceros, actividades estacionales, entornos de prueba y otras ubicaciones.
    • Aprovechar las capacidades de próxima generación de las aplicaciones empaquetadas de proveedores clave y el host en la nube híbrida.

    Los primeros pasos detrás de una estrategia híbrida

    Entonces, cuando se trata de obtener esos beneficios, ¿cómo se pasa de A a B? Teniendo todas estas ventajas, no es ninguna sorpresa que la nube híbrida tienda a ser el modelo dominante en el futuro, con el 91% de los empresarios diciendo que es el modelo de IT ideal.

    Sin embargo, todavía hay barreras que superar, especialmente cuando se trata de garantizar que las necesidades del negocio y la IT se mantengan alineadas. En el panorama tecnológico histórico, este ha sido un campo de batalla con líneas de tecnología y personal de negocios en desacuerdo y hablando diferentes idiomas.

    Para realmente cosechar los beneficios de las implementaciones de la nube híbrida, debe haber una unidad de pensamiento. «La nube híbrida ayuda a dar a cada grupo lo que quiere: seguridad y control para las operaciones de IT, velocidad y agilidad para las operaciones de línea de negocio».

    «En la medida que IT pueda incorporar servicios de nube pública externa en la adquisición, implementación y gobierno formal de procesos IT, IT se convierte en un facilitador en lugar de un obstáculo para una IT más dinámica y lista para los negocios.»

    Con esto en mente, las empresas deberían hacer una serie de preguntas antes de pasar a la nube híbrida, como por ejemplo las siguientes:

    • ¿Quién debe participar en el proceso de toma de decisiones?
    • Una vez que se establezcan las partes interesadas, ¿qué incluirá nuestro criterio de toma de decisiones?
    • ¿Cuáles son las limitaciones y oportunidades con nuestra configuración actual de IT y negocios?
    • ¿Qué costes están involucrados?
    • ¿Liberaremos recursos para agregar valor en otras partes del negocio?
    • ¿Qué cargas de trabajo puedo y debo mover y cuándo?
    • ¿Con qué proveedor de servicios debo asociarme?
    • ¿Seguirán en el negocio dentro de un año?
    • ¿Dónde se ubicarán mis datos?
    • ¿Qué pasa con la seguridad y el acceso no autorizado?
    • ¿Estoy protegido?
    • ¿Qué son los SLA?
    • ¿Me encerraré o tendré flexibilidad a largo plazo?
    • ¿Mejorará la vida comercial respecto a lo que tengo hoy?

    Muchas organizaciones ya han navegado con éxito a través de este laberinto de preguntas para disfrutar de los beneficios de un entorno híbrido. Sin embargo, ¿Qué es lo que frena a otros a dar el paso?

    Una encuesta de Dell e IDC descubrió que la razón principal por la que los clientes empresariales no habían adoptado una nube híbrida eran la falta de las habilidades y soluciones necesarias. Algunos también dijeron que el análisis coste-beneficio no justificaba la implementación. Esto implica que también puede haber una falta de comprensión subyacente de los beneficios de los entornos híbridos, lo que impide la inversión.

    Últimos artículos

    Artículos relacionados