More

    Avast cierra la unidad Jumpshot debido a los problemas de privacidad

    «El negocio de recolección de datos encontró estar en desacuerdo con las prioridades corporativas de Avast»

    CEO de Avast

    Avast anunció hace un par de semanas que cerraría su unidad de análisis de datos Jumpshot, sólo un día después de lanzar una investigación interna sobre las prácticas de intercambio de datos a raíz de las quejas de los usuarios.

    A principios de mes, la compañía fue acusada de recopilar datos de comportamiento en línea de los clientes y pasarlos a su unidad Jumpshot, donde luego se vendió a terceros, según la investigación de PC Mag y Motherboard.

    «Si un producto es gratuito, el producto eres tú»

    Avast empezó negando las acusaciones contenidas en el informe, y según el CEO de la compañía, Ondrej Vlcek, tanto Avast como Jumpshot habían «actuado completamente dentro de los límites legales» y se habían «comprometido a cumplir con el 100% del RGPD».

    Sin embargo, al anunciar la decisión, Vlcek dijo que una revisión de las prácticas de Avast reveló que «el negocio de la recopilación de datos no está en línea con nuestras prioridades de privacidad como empresa».

    «Proteger a las personas es la máxima prioridad de Avast y debe integrarse en todo lo que hacemos en nuestro negocio y en nuestros productos. Todo lo contrario es inaceptable.»

    Continuó diciendo que cree firmemente que esta decisión ayudaría a Avast a centrarse y desbloquear todo su potencial para cumplir su promesa de seguridad y privacidad, a la vez que agradecía especialmente a los usuarios cuyos comentarios recientes aceleraron su decisión. «Como CEO de Avast, me siento personalmente responsable y me gustaría pedir disculpas a todos los interesados».

    Vlcek también dijo que la decisión afectaría a cientos de empleados y clientes de Jumpshot, pero que era lo correcto.

    Avast tiene la intención de seguir pagando a vendedores y proveedores de Jumpshot en su totalidad durante el procedimiento de liquidación y que comenzará a notificar a los clientes en breve. También agregó que el cierre no afectaría a sus resultados fiscales de 2019.

    Con esto vemos cómo una vez más, cada vez que ocurre algo del estilo (una fuga de datos ya sea consciente o inconscientemente) el usuario, que es el verdadero «perjudicado» no se ve repuesto en sus derechos. Cierran la empresa o división, piden disculpas, dicen que se sienten muy afectados y que no volverá a pasar y a otra cosa. En ocasiones ni siquiera reciben una multa. En este caso, lo que todavía es más sangrante es que ellos mismos dicen que continuarán vendiendo datos a terceros. Hay que saber lo que se firma, pero el problema está cuando todos los oferentes hacen firmar lo mismo y no dejan al usuario o al consumidor una verdadera elección.

    Últimos artículos

    Artículos relacionados