More

    No, el cloud computing no acelera el cambio climático

    Según un nuevo informe, las cargas de trabajo en centros de datos, impulsadas por cloud computing, no son la amenaza para el clima que muchos dicen. No, el cloud computing no acelera el cambio climático.

    El estudio publicado en la revista Science la semana pasada, argumenta en base a lo siguiente: La energía del datacenter global ha aumentado en la última década. Sin embargo, este crecimiento es insignificante en comparación con el aumento de cargas de trabajo en el mismo tiempo.

    El cloud computing no acelera

    Según la investigación, en 2018 el uso global del centro de datos se fijó en 205 teravatios-hora (TWhs). Esto representa alrededor del 1% del consumo mundial en electricidad. A su vez representa un aumento del 6% en comparación con las cifras de 2020. Sin embargo, las instancias de cómputo en el centro de datos global aumentaron un 550% durante este tiempo. Para ponerlo como uso de energía por instancia de cómputo, la intensidad de energía usada por los datacenters ha disminuido un 20% anual desde 2010.

    El documento cita varias mejoras como clave para este cambio. Según la investigación, una mayor virtualización del servidor ha repercutido en un aumento de seis veces en las instancias de cómputo. Con un aumento del 25% en el uso de energía del servidor. Las tecnologías de puertos más eficientes, cita el informe, han permitido un aumento de 10 veces en el tráfico IP del centro de datos con solo aumentos «modestos» en el uso de energía del dispositivo de red.

    El cloud computing no acelera el cambio climático

    Además, el aumento de los hiperescaladores ha ayudado. El alejamiento de los centros de datos más pequeños y tradicionales (1 de cada 5 instancias de cómputo en 2010) ha resultado en una mayor efectividad del uso de energía (PUE). Los centros de datos hiperescala, como parte de los centros de datos cloud más grandes y con mayor eficiencia, ahora representan el 89% de las instancias de cómputo en 2018.

    El cloud computing no acelera

    El PUE promedio por centro de datos se ha reducido a 0.75 en 2018. Esto representa una mejora significativa En 2015 el PUE era de 1.15.

    Se están llevando a cabo muchas iniciativas que muestran cómo la industria está aprovechando los sistemas de refrigeración natural. En septiembre, SIMEC Atlantis Energy anunció planes para construir un centro de datos impulsado por el océano en Caithness. Las temperaturas frías de las islas del hemisferio norte se han considerado ventajosas desde hace mucho tiempo para «enfriar». Algo tendrá que ver que en 2016 el gobierno sueco confirmase que los operadores de datacenters estarían sujetos a reducciones de impuestos eléctricos, atrayendo industria.

    El informe concluye que, a pesar de las buenas noticias, la industria de IT, los operadores de datacenters y los responsables políticos no pueden «dormirse en los laureles». Si la Ley de Moore es cierta, la demanda continuará proliferando, con la próxima duplicación de las instancias de cómputo en el centro de datos. Esta se pronostica que ocurrirá dentro de los próximos cuatro años.

    Últimos artículos

    Artículos relacionados