More

    Por qué el futuro de la infraestructura en la nube pasa por el tejido de interconexión

    Por qué el futuro de la infraestructura en la nube pasa por el tejido de interconexión. El futuro de la infraestructura en la nube significa que la red de área amplia tradicional (WAN) debe diseñarse de manera distinta. Esto es necesario porque necesita convertirse en una estructura de interconexión dinámica y automatizada. Debe serlo entre el centro de datos distribuido globalmente y el núcleo y en edge.

    Con la llegada de las redes 5G y la industria 4.0, las arquitecturas de nube distribuida están en el centro de atención. Las aplicaciones sensibles al tiempo, como la automatización industrial y los vehículos autónomos, usarán IA. También ML para interactuar dentro de los ecosistemas IoT que usan computación multi-edge (MEC). También nubes de borde par a superar la latencia de la red. En otras palabras, la tendencia de llevar los recursos informáticos y las aplicaciones al límite está en marcha.

    Hasta ahora, la WAN era más adecuada para la transmisión de vídeo y las aplicaciones de tipo SaaS. La necesidad de respaldar el dinamismo de la nube se restringió principalmente a las redes dentro del propio centro de datos. Aquí la virtualización y las redes definidas por software (SDN) se convirtieron en las tecnologías preferidas. La WAN ha atravesado su propia curva evolutiva, adaptando IP para usar la conmutación de etiquetas multiprotocolo. Sin embargo, el modelo de conectividad subyacente ha sido relativamente estable. Algunas aplicaciones cloud, como la transmisión de vídeo, han requerido que la WAN admita anchos de banda mucho mayores. Sin embargo, gran parte de esa presión se descargó a las redes de entrega de contenido.

    Por qué el futuro de la infraestructura en la nube pasa por el tejido de interconexión

    Con la adopción de arquitecturas de nube más distribuidas, la WAN y el protocolo MPLS deben adoptar los principios de redes desarrollados para el centro de datos. Estos cambios se reflejan en la arquitectura nativa de la nube de las redes 5G. Sin embargo, también son fundamentales para el diseño las redes ópticas e IP. Específicamente necesitamos una infraestructura de interconexión de centros de datos (DCI) en la nube. Necesitamos que sea lo suficientemente robusta, dinámica y escalable.

    Por qué el futuro de la infraestructura en la nube pasa por el tejido de interconexión

    Por ejemplo, la ingeniería de tráfico para esta estructura de DCI en la nube debe ser escalable y flexible para manejar patrones de tráfico dinámicos. Debe ser programable por software en las capas de la red para admitir nuevos servicios y aplicaciones con QoS adecuada. Hay diferentes formas de lograr esto, pero la más prometedora es usar el enrutamiento de segmento (SR) combinado con la automatización SDN.

    Esto permite que una red mantenga información de estado solo en dispositivos edge, lo que simplifica los requisitos para los dispositivos centrales. Este enfoque permite una arquitectura optimizada de coste / rendimiento con un núcleo asequible y escalable. Este usa enrutadores basados en silicio comercial con un borde más distribuido, inteligente y rico en funciones.

    Este es el futuro de la infraestructura cloud

    Los enrutadores de borde se comunican con el servidor PCE para solicitar el cálculo de la ruta. El controlador SDN determina cuándo y dónde establecer rutas en función del tráfico en tiempo real y los requisitos de rendimiento de la aplicación.

    Un tejido DCI con automatización y control SDN multicapa, reduce los costes operativos y mejora la eficiencia operativa para los operadores de la nube. Permite el descubrimiento y la visibilidad de múltiples capas que simplifican las operaciones y reducen los costes operativos. Esto lo consiguen al permitir una resolución de problemas más fácil y eficiente en las capas ópticas y de IP.

    También puede permitir un uso más eficiente de los recursos ópticos y de IP. Otra de sus bondades es que permite la ingeniería de tráfico de múltiples capas para mejorar la resilencia y la latencia para las nuevas aplicaciones de edge cloud.

    El cambio a arquitecturas de nube distribuida favorece especialmente a los proveedores de centros de datos de colocación. Muchas empresas, proveedores de servicios y de la nube eligen ubicarse en estas instalaciones. Aquí tienen la proximidad necesaria a los usuarios finales y las aplicaciones.

    Últimos artículos

    Artículos relacionados

    p